¿QUÉ CELEBRAMOS?

Desde hace más de veinte años e impulsado por un grupo de teatristas se estableció el 19 de junio como el Día del teatro marplatense.

La fecha se fijó en recuerdo de Gregorio Nachman y Luis Conti quienes fueran detenidos y desaparecidos el 19 de junio de 1976. Se sumó al homenaje a Carlos Waitz, quien 26 de enero de 1977 fue secuestrado mientras realizaba una función en una sala de nuestra ciudad. Es decir, teatristas de importante trayectoria dentro del teatro independiente local y víctimas del terrorismo de estado.

Y entonces, cabe preguntarnos: ¿qué celebramos?

Obviamente, no los hechos trágicos que cercenaron la vida de Gregorio, de Luis, de Carlos y de tantas y tantos.

Celebramos su compromiso militante con el que resistieron a un modelo de País que  impuso la última dictadura cívico-militar que gobernó el país desde marzo de 1976 y que, con sus matices, vuelve a fijar el rumbo de la Argentina en la actualidad (esta vez por vía democrática).

Celebramos la consolidación del movimiento de teatro independiente marplatense que lo ha llevado a convertirse en uno de los campos teatrales más productivos del país.

Celebramos la diversidad poética, el creciente profesionalismo, la multiplicación de espacios y propuestas formativas, el aumento del público consecuente (aun cuando siempre parezca poco…)

Celebramos que, a través de las generaciones, muchas y muchos artistas escénicos siguen asumiendo el legado ético y político que hiciera del Teatro Independiente argentino un  fenómeno admirable en todo el mundo.

Celebramos, en tiempos de negacionismo y apología de crímenes de lesa humanidad, al Teatro como ejercicio de la memoria; que lejos de convertirse en un mero pasatiempo, comparte formas de pensar, de sentir y de construir otros mundos posibles.

Celebramos el ejercicio de la creación colectiva, como refugio frente a tanta prédica del individualismo y la competencia.

Por eso, desde 2001 cada año el 19 de junio celebramos el “Día del Teatro Marplatense”. Y lo seguiremos haciendo